américa Atardecer

Montevideo siempre tiene un lugar

23:00Diego M. Castillo


Donde muere el gigante y antes de la tierra del tango, hay un lugar verde; muy verde, dominado por el sol de mayo, no tan reconocido por su prócer independentista José Gervasio Artigas, como por Mario Benedetti, quien con su táctica y estrategia, logro quedarse en nuestro recuerdo.

Centramos esta historia en un territorio mágico, así como mágica es su capital. Montevideo es una ciudad llena de cosas inexplicables, con personas tan maravillosas, lugares únicos, y experiencias inigualables, un lugar que sin lugar a duda ocupa un lugar no solo en el espacio si no también en el tiempo.



Rutas y Puentes indestructibles...

Para llegar a este lugar podríamos viajar en un escrito de Mario Benedetti, en una narrativa de Néstor Ganduglia o una canción de Jorge Drexler, la Vela Puerca o Ferznando Cabrera, artistas que se han caracterizado por desarrollar argumentos mágicos que nos muestran realidades urbanas, empezando por la de ellos, la propia, que es la mágica realidad Montevideana.

Si tu llegada es por aire,  el Aeropuerto de Carrasco, sin duda, será la primera muestra de la belleza arquitectónica de esta ciudad. La vanguardia e innovación tecnológica del Uruguayo Rafael Viñoly; destacado Arquitecto Nacional, hacen de la puerta de entrada al país, un lugar increíble.

Sin embargo, la moderna insignia arquitectónica no es tan concurrida  como lo es el Rodoviario o Terminal Tres Cruces, principal parada de Onibus y Buque Bus, pues el tamaño del país no da para que el tráfico aéreo nacional tenga al menos una tercera parte del tráfico terrestre. Esta terminal; que este año verá finalizada su ampliación, puede llegar a  movilizar más de 300 mil personas en una semana.



Las rutas por agua tienen una importante participación en el mercado de transporte de pasajeros, La conexión Buenos Aires - Montevideo, que tiene su parada final en Tres Cruces, luego de hacer escala en Colonia del Sacramento; para el tramite migratoria y pasar del Navío al Ómnibus, es la ruta más utilizada y la que mueve la mayor cantidad del turismo que de Bs As va a el Uruguay en general, pero en este caso a Montevideo en particular.

Pero no todo tiene que ver con la Argentina, desde Brasil también hay conexiones marítimas y terrestres, por ello el puerto de Punta del Este, es el puerto deportivo más destacado del país y de la región, entendiendo que este es uno de los puntos más importante de ingreso de brasileros al Uruguay.

Luego estarán las fronteras terrestres, que como ya lo hemos relatado, podemos cruzar en los Ómnibus de 2 plantas, salen buses a diario o cada dos días desde Santa Fe ciudad, Rosario y Pelotas sólo será cuestión de llamar al rodo de la ciudad donde estés.

Los lugares de Laura Avellaneda y Martín Santomé 

Finalmente Martín Santomé conquisto a Laura Avellaneda, pero a ella no le queda mucho tiempo, los nombres se le caen y ella misma está cayendo, el tiempo es corto y Montevideo es grande, para no referirnos a lo demás, puesto que Colonia del Sacramento está a sólo una hora, y la ruta de los balnearios con destino a Ciudad Del Este a una distancia, en tiempo, casi igual.


Sin lugar a duda nos llevara más de un día descubrir los escenarios arquitectónicos de Montevideo. Los teatros de ciudad vieja y sus comercios, los edificios modernos, la rampla y las playas, todos estos lugares inmersos en una bella caminata por la tranquilidad de sus avenidas, algunos puntos más concurridos que otros y los más distantes, siempre valdrán la pena.


Ciudad vieja será un paso al pasado, sus concurridas calles dan cuenta del moderno Montevideo, los numerosos puntos de artesanías, con sus tenderos haciendo conversiones a pesos argentinos, a dólares o a reales desde la moneda local, escriben en la realidad montevideana una vida turística y al sumar la cantidad de librerías en todas sus calles, encontramos un pueblo culto y lleno de conocimiento, eso para no hablar de sus encantadores teatros.



La avenida 18 de Julio es una de las principales  alamedas  del centro de la ciudad, su recorrido te sumerge en esas historias de Benedeti, pidiendo más tiempo para Laura Avellaneda, los bares y librerías, sus pequeños comercios e infraestructura que data de épocas de la colonia, los autobuses nuevos y viejos, las oficinas y los oficinistas, los estudiantes y por supuesto los grafitis que gritan libertad.



Todo el paseo 18 de julio hasta llegar al obelisco, es esa aventura mágica llamada Montevideo, pero no es, en si toda la ciudad, hay mucho más por recorrer, pero eso lo dirá la época del año pues Montevideo entrega muchas de sus actividades sociales a la estación climática, si estas en verano, de ninguna forma puedes dejar de ir a las playas de la ciudad, pero si es inviernos los restaurantes y cafeterías no dan abasto, todas llenas de gente hablando de política y de futbol, leyendo a Benedetti o a cualquiera... o simplemente allí, disfrutando una bebida caliente.

La mayor sorpresa esta en el Estuario


El rio de la plata es un gigantesco estuario, ese es el nombre que recibe esta situación geográfica, donde se encuentran los ríos poderosos y el imponente mar. Allí es donde encontramos lo más increíble de Montevideo: la puesta de sol, más que un evento o un lugar, más que el paisaje, la vida mismas reflejada en el azul del cielo, mientras el sol da pincelazos resistiéndose, peliándole espacio a la noche, luchando por imponer su hegemonía, enamorado esperando su encuentro con la luna... pero al final impotente ante el poder de la naturaleza.

Es increíble como la rampla alberga locales y extranjeros, que buscan presenciar los mágicos dibujos del sol, mientras coquetea a la luna, procurando un encuentro esperando que el atardecer no se lo lleve.  La puesta de sol montevideana es un evento que no puedes perderte de ninguna forma si visitas esta ciudad, no te va a costar un peso y será difícil encontrar en algún lugar, un espectáculo como este.

Montevideo es esa ciudad que alberga historia, que ha sido una ciudad de paso y por ellos tiene unos lindísimos contrastes culturales, una ciudad arquitectónicamente digna de admirar y privilegiada por la naturaleza, es la ciudad del puerto y los atardeceres mágicos... Montevideo es la ciudad de Benedetti, es ciudad mágica y maravillosa.



You Might Also Like

0 comentarios

Flickr Images

El Flecha, David Sánchez Juliao Ultima noción de Laura Avellaneda,
Mario Benedetti
Narración Diana Uribe

Formulario de contacto